Posts etiquetados ‘reflexiones biblicas’


atrapadaHace un tiempo encontré una historia acerca de un hombre que, mientras trabajaba en los muros de su casa, encontró un espacio hueco entre las paredes de madera. Al derribar las paredes se dio cuenta de que allí había una lagartija inmóvil, porque un clavo, desde fuera, había atravesado una de sus patitas y la había hecho permanecer fija en la pared.

Viendo esto, el hombre sintió piedad y curiosidad al mismo tiempo. Cuando estudió el clavo, se dio cuenta que había sido clavado hacía mucho tiempo, lo que hizo que buscara explicaciones sobre cómo había sobrevivido en esa posición.

Mientras la observaba, sin saber de dónde, apareció otra lagartija con alimento en su boca. El hombre quedó aturdido y emocionado al mismo tiempo. ¡Otra lagartija la había estado alimentando durante días, semanas o meses; durante todo el tiempo que había permanecido clavada en la pared!

La pequeña lagartija atrapada fue alimentada por otra, incansablemente, sin perder la esperanza en su compañera.

¡Esto era Amor! Todos conocemos personas que, como la lagartija que quedó atrapada, están por meses o años en una situación difícil, podrían estar cautivos por deudas, vicios, problemas familiares u otras cosas más. Sin importar cuál sea la situación que están atravesando, nuestro deber es estar a su lado, llevarles alimento, palabras de aliento, animarlos a seguir y recordarles que Dios tiene grandes cosas para ellos a pesar de sus circunstancias.

Y no se olviden de hacer el bien ni de compartir lo que tienen con quienes pasan necesidad. Estos son los sacrificios que le agradan a Dios. Hebreos 13:16

De la misma manera, Dios siempre cuida de nosotros. Sin importar lo que estemos pasando, la prueba que debemos vencer, siempre nos envía a alguien que nos ayude, que nos consuele, anime y nos recuerde que su amor es infinito y va mucho más allá de las circunstancias. Él tiene cuidado de nosotros.

No cierres tus ojos ni desvíes tu mirada de los necesitados ¡Muéstrales el amor de Dios!

musica cristiana


faltaSabemos que cuando fallamos o lastimamos a alguien debemos arrepentirnos genuinamente para que Dios nos perdone. Arrepentimiento viene de la palabra griega naham que significa volver atrás, cuando uno viaja y toma el camino equivocado, al darse cuenta de su error tiene dos opciones: 1) seguir en el error andando por el camino equivocado o 2) volver atrás, hasta encontrar el camino correcto. Cuando cometemos un error y lo reconocemos, nos arrepentimos, lo cual está muy bien, pero además de esto, debemos procurar resarcir el daño, al menos en la medida de nuestras posibilidades. En estos casos decir lo siento, expresa nuestro dolor por la falta cometida, pero no resulta suficiente, si además no hacemos algo por reparar el daño que hemos causado.

Si bien Dios, es el único que puede traer paz a cada corazón, nosotros no debemos conformarnos solo con palabras, sino que es necesario hacer algo más, si está en nuestras manos, ¿por qué no hacerlo?

Conocemos la historia de Zaqueo, que había estafado a muchas personas, pero cuando se arrepintió, no solo se conformó con arreglar sus cuentas con Jesús, sino que buscó a las personas a las que le había robado y les restituyó cuatro veces mas de lo que les había quitado.

Mientras tanto, Zaqueo se puso de pie delante del Señor y dijo:-Señor, daré la mitad de mi riqueza a los pobres y, si estafé a alguien con sus impuestos, le devolveré cuatro veces más. Jesús respondió: -La salvación ha venido hoy a esta casa, porque este hombre ha demostrado ser un verdadero hijo de Abraham Lucas 19:8-9

El primer paso debe ser el arrepentimiento, pero luego es necesario actuar para reparar el daño. Ambos elementos son necesarios, ya que si solo reparáramos el daño sin pedir perdón reconociendo nuestra falla, la obra sería vana.

Piensa en los aspectos de tu vida que necesitan un cambio o en las personas que han sido afectadas por tus actitudes, pide perdón y en la medida de lo posible, repara el daño causado.

No te quedes solo con palabras, tus acciones hablarán por si solas de lo que realmente hay en tu corazón.

alabanzas cristianas


reflexion¡Siempre cantaré acerca del amor inagotable del Señor! Jóvenes y ancianos oirán de tu fidelidad. Tu amor inagotable durará para siempre, tu fidelidad es tan perdurable como los cielos. Salmos 89:1-2NTV Este año como otros, ha pasado a pasos agigantados. Pareciera que fue ayer cuando se celebraba la llegada de un nuevo año y ahora estamos a días de despedirlo y recibir otro año más.

Puede ser que éste 2013 hayamos asumido nuevos retos, hayamos pasado por nuevas experiencias o tal vez, hayamos permanecimos en el mismo lugar. Lo que no podemos negar, es que los días y las horas siguen su curso sin detenerse, sin preguntar a nadie si deben o no deben continuar, siempre están avanzando, no paran jamás.

Lo mismo pasa con el amor y la fidelidad de Dios, nunca dejan de ser, nunca se detienen. El Salmo 89:6-8 dice: Pues, ¿quién se compara con el Señor en todo el cielo? ¿Qué ángel poderosísimo se asemeja en algo al Señor? Los poderes angélicos más altos quedan en reverencia ante Dios con temor; él es mucho más imponente que todos los que rodean su trono. ¡Oh Señor Dios de los Ejércitos Celestiales! ¿Dónde hay alguien tan poderoso como tú, Señor? Eres completamente fiel.

Puede que éste año hayas cometido errores, pecados que te llevaron a ser infiel a Dios, a tu familia o a alguien más y estás permaneciendo lejos de Él porque te sientes inmerecedor de su amor. El Salmo 89, es tan claro acerca de la fidelidad de nuestro Señor, que debe llevarnos a recapacitar y a volver a Él. Y si por alguna razón no estuviéramos convencidos de aquello, hay otra gran verdad: Si somos infieles, él permanece fiel, pues él no puede negar quién es. 2 Timoteo 2:13 (NTV).

Permíteme decirte que lo que Dios siente por ti no está basado en lo que hagas o dejes de hacer, está basado en el sacrificio de Jesús, su hijo, nuestro Salvador. El ya pagó el precio de tu pecado, ahora tú debes acercarte a El nuevamente y pedirle perdón; el momento que lo hagas, recibirás su amor y su fidelidad te restaurará.

¡No permitas que pase un día sin haber recibido lo que Dios tiene para ti!

musica cristiana reflexion

 


el ordenSuele pasar que tenemos en nuestra casa alguna habitación desordenada y aunque solo fuera una de ellas, esto crea un mal aspecto a todo el hogar. Si llegara una visita inesperada nos sentiríamos incómodos de que viera nuestro desorden y hasta reaccionaríamos con vergüenza por no haber sido mas diligentes en la tarea de poner orden en nuestra casa. Quizás nuestra instintiva reacción, sea cerrar la puerta para que nadie vea esa habitación con tanto desorden, pero íntimamente sabemos que esto no resuelve el problema, solo lo posterga para mas adelante.

Cuando no mantenemos en orden algún área de nuestra vida, esto llega a afectarnos en todo nuestro ser. Por ejemplo cuando nos excedemos con el trabajo, llegamos a un punto de estrés que afecta nuestras relaciones interpersonales. O Por el contrario, si descuidamos el trabajo podemos ser despedidos, afectando de tal manera nuestra familia.

En el momento que recibimos a Jesús como nuestro salvador, y le entregamos las llaves de nuestro corazón, Él comienza a poner orden en todas las áreas de nuestra vida.

Sin embargo y curiosamente, muchas veces levantamos una barrera, que impide la ayuda de Dios. Ya sea por vergüenza o porque creemos que no necesitamos de su ayuda, simplemente cerramos la puerta y el desorden interno continúa.

El Señor sabe perfectamente traer orden a nuestra vida, conoce cada habitación de nuestro ser, solo necesita que abramos esa puerta y le permitamos hacer su obra.

He aquí yo estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y abre la puerta entraré a el Apocalipsis 3:20

Puede que no puedas superar alguna adicción o tengas un mal hábito que te está perjudicando, o posiblemente aún no ves los frutos de tu esfuerzo. ¿Será que todavía existe alguna habitación en tu corazón a la cual Dios no tiene acceso? ¿Le has entregado todas las áreas de tu vida para que Él pueda traer orden?

Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno. Salmos 139:23-24

Comienza este año buscando el orden de Dios en tu vida, permite que Él sane esa vieja herida, busca ayuda con esa constante debilidad, déjalo que pueda transformarte completamente. De tal manera será un año nuevo, con un corazón renovado.

Despójate de prejuicios, de cualquier vergüenza y dale las llaves a Dios.

alabanza cristiana   reflexiones cristianas


cristianaUn hombre que tenía un grave problema de miopía se consideraba un experto en evaluación de arte. Un día visitó un museo con algunos amigos. Se le olvidaron los lentes en su casa y no podía ver los cuadros con claridad, pero eso no lo detuvo de ventilar sus fuertes opiniones.

Tan pronto entraron a la galería, comenzó a criticar las diferentes pinturas. Al detenerse ante lo que pensaba era un retrato de cuerpo entero, empezó a criticarlo. Con aire de superioridad dijo: El marco es completamente inadecuado para el cuadro. El hombre está vestido en una forma muy ordinaria y andrajosa. En realidad, el artista cometió un error imperdonable al seleccionar un sujeto tan vulgar y sucio para su retrato. Es una falta de respeto.

El hombre siguió su parloteo sin parar hasta que su esposa logró llegar hasta él entre la multitud y lo apartó discretamente para decirle en voz baja: Querido, estás mirando un espejo.

Muchas veces nuestras propias faltas, las cuales tardamos en reconocer y admitir, parecen muy grandes cuando las vemos en los demás. Debemos mirarnos en el espejo más a menudo, observar bien para detectarlas, y tener el valor moral de corregirlas es más fácil negarlas que reconocerlas, por eso es necesario hacer a un lado el orgullo pues sólo con humildad podremos ver nuestros defectos y corregirlos.

El que encubre sus faltas no prosperará, más el que las admite y se parta alcanzará misericordia. Proverbios 28:13

musica cristiana


border=0¡Para alguien sí tiene sentido! ¿Alguna vez has sentido como si lo que haces para Dios no vale la pena? Quizás sientes que el esfuerzo que inviertes en la iglesia o ministerio es en vano. Sin duda alguna todos en alguna ocasión u otra nos hemos sentido así. Es por eso que me gustaría compartir contigo una de mis historias favoritas. Un niño de siete años a primera hora de la mañana corrió hacia la playa y vio que estaba repleta de estrellas de mar. La marea de la noche las había botado en la arena. De manera que este niño comenzó a tomar estrellas de mar, correr hasta el agua para arrojarlas tan lejos como pudiera. No pasó mucho tiempo cuando se le acercó un anciano y le preguntó:

- ¿Hijo, pero qué haces? – Estoy arrojando estas estrellas de mar de regreso al océano. El anciano lo vio y le dijo:

- Hijo, ¿Sabes que lo que haces no tiene sentido? Jamás podrás salvarlas a todas.

El niño se detuvo un instante, miró la estrella que llevaba en la mano, giró, y con un movimiento parecido a un baile, la devolvió al océano y con una sonrisa respondió… – ¡Para esa estrella sí tuvo sentido!

Como puedes ver, hay una gran necesidad y no puedes alcanzarlos a todos pero puedes alcanzarlos uno por uno y por eso deberías sentirte orgulloso.

Nada trae más satisfacción que guiar a una persona a los pies de Cristo o servir a un creyente en su crecimiento espiritual. Ayudarle a alguien a cambiar el rumbo de su futuro eterno no tiene precio y eso tiene mucho sentid

musica cristiana


animosRoger Crawford es un escritor de renombre que da conferencias en las empresas principales de los Estados Unidos, viaja por todo el mundo en calidad de asesor y además de eso es un tenista profesional. ¿No te impresiona eso? ¿Lo estarías si supieras que no tiene manos y sólo un pie? Cuando nació, los médicos dijeron que nunca podría caminar ni cuidar de sí mismo. Pero sus padres no se lo creyeron. Lo enviaron a escuelas normales, le hicieron participar en los deportes, y le enseñaron a pensar positivamente. Nunca me dejaron que tuviera compasión de mí mismo, ni aprovecharme de mi situación desventajosa, dice.

Cierto día recibió una llamada de un hombre que había leído acerca de él. Cuando los dos se encontraron, se dieron cuenta que tenían los mismos impedimentos físicos. Roger se emocionó pensando que tal vez había encontrado a alguien mayor que él que podría ser su tutor. ¡Pero se equivocó! En vez de eso, dice, me encontré con un hombre amargado que echaba a su cuerpo la culpa de todas sus decepciones. No podía mantener un trabajo. Culpaba a la gente de discriminarle y no (como admitió) al hecho de que siempre llegaba tarde, faltaba, y no era responsable. Su actitud era: El mundo tiene una deuda conmigo. ¡El problema era que el mundo no estaba de acuerdo con él! En realidad, se enojó conmigo por no compartir su desesperación. Nos mantuvimos en contacto hasta que por fin me di cuenta de que, aunque de repente ocurriera un milagro que le diera un cuerpo perfecto, su vida no cambiaría mucho, porque era más prisionero de su actitud que de sus circunstancias.

La filosofía de Roger Crawford es digna de ser usada como lema para vivir: Los obstáculos sólo pueden incapacitarnos si lo permitimos. Las verdaderas limitaciones están en nuestras mentes, y no en nuestros cuerpos.

Por esta razón mis amados reflexiones un poco el día de hoy, e identifiquemos nuestra mala actitud y llevemosla cautiva a la obediencia de Cristo! Y no olvidemos lo que dice el libro de Deuteronomio: ESFORZAOS Y COBRAD ÁNIMO. (Deuteronomio 31:6)

musica cristiana y alabanza cristiana


refleccionesMaskepetoon fue caudillo de una tribu numerosa de indios de Norte América. Tenía un hijo a quien quería mucho, y le había instruido desde chico en toda la sabiduría de los pieles rojas. Ahora era un joven alto, fuerte y capacitado para realizar cualquier misión que le fuera encomendada. Por lo tanto, cuando hubo que viajar a un valle distante para traer los caballos, Maskepetoon mandó a su hijo. Era un camino solitario y peligroso, entre montañas altas y por sendas escarpadas, pero el joven estaba acostumbrado a esa vida, pues había recorrido los cerros cazando con los guerreros jóvenes. Cuando llegó al valle donde siempre pastaban los animales, no los pudo encontrar.

Por las huellas que quedaban, se dio cuenta que otros indios habían pasado por allí. Seguramente los habían robado. Antes que pudiera volverse al campamento a buscar ayuda, el caudillo de la tribu ladrona salió sorpresivamente y mató al joven.

Maskepetoon esperó por muchos días la llegada de su hijo, y por fin recibió las noticias de que había muerto, cayendo por un precipicio en uno de los pasos montañosos. Por un tiempo el padre, sabiendo el peligro de los feroces vientos y tempestades en ese sector, creía que era verdad.

Cierta noche llegaron unos indios errantes, que pasaban de una tribu a otra, y alrededor de la fogata, uno dijo: Su hijo no se cayó. El caudillo de los Piesnegros lo mató. Ellos robaron los caballos.

Maskepetoon, enfureciéndose, juró que se vengaría del asesino y de toda la tribu de él. ¡Cuánto ansiaba el día cuando podría cumplir sus deseos y matarlo!

Pero antes que pudiera realizar esto, llegó un misionero al campamento. Les contó la historia del amor del gran Dios de los cielos, y como él mandó a su Hijo a morir por sus enemigos, por nosotros, por nuestros pecados .. . por los pecados de los indios. La palabra de Dios entró en los corazones de los que escuchaban, y dentro de poco tiempo, el caudillo y muchos de su tribu creyeron en el Señor Jesús y fueron salvos.

Un día, cuando Maskepetoon iba a caballo encabezando un grupo de sus guerreros, un mensajero se acercó rápidamente para avisarle que el caudillo de la tribu enemiga, acompañado por sus guerreros, venía hacia ellos.

Los ojos del jefe brillaron. No se inmutó, pero sus mandíbulas se apretaron y agarrando su hacha de guerra, siguió adelante. Al poco rato las dos tribus enemigas se encontraron y se detuvieron.

Maskepetoon desmontó de su caballo y con su hacha en la mano, se adelantó hacia su enemigo. Nadie se movió ni habló mientras él lo contemplaba fijamente. Sólo se escuchaba el roce de las patas de los inquietos caballos.

Después de unos minutos, la voz fuerte del caudillo rompió el silencio. Tú eres el asesino de mi hijo, el hijo mío valiente y fuerte. Yo le mandé a buscar los caballos, los que tú habías robado. Lo mataste sin misericordia. Yo juré vengarme de ti. Por muchos días he esperado este encuentro contigo, para enterrar esta hacha en tu cráneo, para hacerte sufrir lo que mereces por haber muerto a mi hijo.

Pero no levantó el hacha, y el enemigo no se movió. Entonces, emocionado y con lágrimas en sus ojos, le dijo al asesino: Yo te perdono. Le contó cómo el misionero le había leído del libro del gran Dios acerca de su hijo, Jesús, quien había dicho, Padre, perdónalos, mientras sufría en la cruz.

Yo me doy cuenta, dijo él, que como Dios me ha perdonado a mí los pecados, yo también debo perdonarte a ti la muerte de mi hijo.Luego cada uno se fue por su camino.

Maskepeton renunció a sus costumbres antiguas de crueldad y guerra, y dedicó su vida a servir al Señor Jesús. De todo corazón perdonó a sus enemigos, y sin hacha ni arma, él iba con la palabra de Dios predicándoles del amor del Salvador. Algunos creyeron el mensaje y fueron transformados en nuevas criaturas, pero otros le aborrecieron y lo rechazaron.

Miqueas 7: 18, 19 ¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia. El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados Perdonar es olvidar

musica cristiana y escuchar musica online


alabanzasEntonces Jehová dijo a Gedeón: Con estos trescientos hombres que lamieron el agua os salvaré, y entregaré a los madianitas en tus manos; y váyase toda la demás gente cada uno a su lugar. Jueces 7:7 Gedeón acompañó la idea de Dios, y salió a combatir a los madianitas con treinta y dos mil hombres. Esa era su idea, pero Dios no pensaba lo mismo. Gedeón quiso tener cantidad de guerreros para asegurarse la batalla, pero con Dios eso es diferente. Dios miraba el corazón de ellos y buscaba fe.De los treinta y dos mil hombres, Gedeón sólo puedo quedarse con trescientos ¿Por qué? Porque Dios había visto sus corazones y había encontrado en ellos acciones de fe. Con sólo esos valientes Gedeón iba a tener la victoria. Trescientos valientes que confiaban en Dios. Fíjese que además ellos tenían armas no convencionales, una tea ardiendo, un cántaro y una trompeta. Pero eso bastaba para la victoria. De esa manera se mueve Dios. Aunque a veces nosotros no lo podamos entender. Sólo hay que obedecerle.

Gedeón era un hombre temeroso, pero Dios lo llamaba esforzado y valiente. Así lo veía Dios y así debemos vernos nosotros, como él nos mira. Al Señor le alcanzaba con esta gente que creía y confiaba en Él. La calidad de sus corazones era la más poderosa arma que ellos podían llevar a la batalla.

En Zacarías 4:6 leemos: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos. ¿Lo entiende? Lo importante es estar del lado de Dios, tener un corazón obediente y lleno de fe. Si usted lo alimenta cada día con la Verdad, su fe irá en aumento y cada vez le costará menos creerle a Dios. Si Dios lo dijo, así será. Usted está en los planes de Dios y está formando su vida. Él lo está impulsando conforme a Su propósito y lo va a respaldar de todas las formas. Se va a dar cuenta que lo que era un problema, se transformará en una victoria y un testimonio de bendición. Lo que parecía que no lo dejaba alcanzar su destino de bendición va a quedar atrás. Dios mira a las personas que están dispuestas a hacer las cosas a Su manera, por eso dijo que debían ir sólo esos trescientos.

Puede seguir leyendo la historia a lo largo de los versículos siguientes para comprobar que por medio de un paso de obediencia y confianza, usted puede levantarse con la fuerza de Dios.

Oración: Padre, hoy me declaro un vencedor porque posiciono mi corazón en obediencia a tu palabra. Aumentaré mi fe cada día con el alimento que sale de tu boca y aunque mis enemigo parezcan más, sé que de tu mano la victoria está de mi lado. Lo creo, en el nombre de Jesús, amén.

musica cristiana y musica de dios


cristo No lo han hecho antes. Pidan en mi nombre y recibirán y tendrán alegría en abundancia.. Juan 16:24Cuentan que un día dos amigos conversaban y uno de ellos le dijo al otro que no creía que lo que la Biblia decía fuera cierto ya que él había pedido y no había recibido nada como dice el evangelio de Juan. El otro, le aseguró que todo era cierto y que Dios nos da sólo cosas buenas, como un buen Padre. – ¿Quieres decir que lo que yo he pedido no era bueno? Respondió ofendido el primero. Pedí aprobar un examen para obtener un puesto en una empresa europea para mejorar mi vida y la de mi familia, ¿Te parece que eso fue malo?

- No lo sé, pero estoy seguro de que si Dios no te lo ha dado es porque no era bueno.

Cuando ya estaban con los ánimos exacerbados entró la esposa del primer hombre con un niño de un año en los brazos. Como ella tenía que salir dejó al pequeño con su papá y le entregó la papilla para el niño y el frasco de remedios de su esposo con el fin de que éste no olvidara sus medicamentos. Le dio un beso y se fue.

No pasó mucho tiempo hasta que el hombre empezara a cumplir el encargo de su esposa pero el pequeño quería el frasco de medicinas, no la papilla y por más que el niño lloraba y hacía berrinche el hombre no se lo dio.

- Tu hijo debe creer que eres un mal padre, te está pidiendo ese frasco de medicinas y tú te empeñas en darle la papilla – dijo el amigo.

- ¿Quieres, que mate a mi hijo?, ¿Sabe un niño tan pequeño lo que es mejor para él? Yo le doy lo que le conviene porque nadie lo ama más que yo.

- Entonces, respondió el amigo, ¿tú sí sabes lo que conviene a tu hijo pero Dios no sabe lo que te conviene a ti?

Muchas veces nos enojamos porque no recibimos lo que pedimos o porque su respuesta demora, pero Dios, que es soberano, ve mucho más allá de lo que nosotros podemos ver y nos da aquello que es mejor para nosotros.

La negativa de Dios a darnos algo será lo mejor que nos puede suceder, aunque no lo comprendamos. Es igual que el niño de la historia, él no sabía qué sucedería si llegaba a tomar una de esas pastillas. Seguramente los colores o el sonido del frasco lo atraían pero no podía ni imaginar las consecuencias de ingerir su contenido.

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Jeremías 29:11

Pídele a Dios lo que anhelas pero sobretodo, confía en Dios porque nadie te ama más que Él.

musica cristiana y musica de dios